Saltar al contenido

Experimentando automoviles de control mental en China

En esta oportunidad queremos contarles una novedad que los dejará impactados, se trata que en China están experimentando automóviles de control mental, ¿pueden creerlo?.

Posiblemente más de uno de los que está leyendo hoy esta nota ha soñado alguna vez con controlar cosas con su mente, y por qué no un automóvil. Bueno, la realidad es que parece estar más cerca de lo que pensábamos hasta hace un tiempo, ya que en China se han comenzado a realizar una serie de pruebas con un grupo de personas manejando un auto, pero sin usar su brazos y piernas, sino con el poder de su mente.

Experimentando automoviles de control mental en China

No parece algo muy realista, pero lo que les estamos contando es verdad. Desde la Universidad de Nakai han conseguido, por medio de un acuerdo con Great Wall, una automotora, un modelo de auto que es capaz de ser controlado y manejado con nuestro cerebro, esto significa que se podría acelerar, frenar, ir en reversa, trabar y destrabar las puertas y todo lo que implique conducir un automóvil en condiciones normales.

Pero no todo es maravilloso, todavía no han conseguido lograr que se pueda controlar de esta manera la dirección del vehículo, por lo que se deberán seguir realizando pruebas más intensivas.

Experimentando automoviles de control mental en China

Todavía muchos se preguntarán cómo es posible que existan autos de control mental. Lo que hacen es funcionar gracias a una especie de auriculares que poseen 16 sensores que se conectan a la cabeza del conductor, los impulsos son enviados desde el cerebro hacia los sistemas integrados del automóvil. De esta manera es posible captar la señal para luego enviarla a una computadora que se encarga de analizar, decodificar y transformarla en una instrucción para que el auto comience a moverse.

Si bien los resultados de los nuevos automóviles de control mental son favorables, el profesor asociado del departamento de Informática e ingeniería de la universidad Nakai, Duan Feng,trató de bajar las expectativas diciendo que:

“La tecnología ya está madura, pero aún queda cierto margen para las mejoras en los aparatos electrónicos del vehículo, que podrían hacerlo más seguro, más inteligente y más manejable”.